20 consejos para ser un mejor cocinero5 min

Para conseguir ser un buen cocinero siempre hay que aprender los mejores consejos para hacer unos guisos para mojar pan.

1. Afila tus cuchillos

Porque no hay nada más odioso (y peligroso) que intentar cortar con cuchillos sin afilar. Así que agénciate de un buen afilador o, mejor aún, haz que los afile un profesional de cuando en cuando. Ya verás qué maravilla.

2. Utiliza siempre aceite de oliva virgen extra

Porque por la diferencia de precio, obtienes un aceite de una calidad muy superior, que resiste mejor las temperaturas y el paso del tiempo, es más sano y, vaya, está mucho más bueno y sabroso. Y ya si es de nueva cosecha, ni te cuento.

3. Compra sal de calidad

Escatimar en la sal no tiene sentido. Incluso la más cara de las sales tiene un impacto ínfimo en el coste de una comida, y anda que no cambia una ensalada, unas tostadas o un trozo de carne con una sal en escamas de calidad.

4. Congela el pan ya cortado en rebanadas

Y así podrás descongelar la cantidad justa que quiera y directamente en la tostadora. No hay nada como una buena tostada de pan por la mañana sin tener que bajar a comprar el pan o tener que descongelar una barra entera.

5. Despeja tu banco de cocina

Sin querer, tendemos a acumular cosas sobre la encimera. Botes, tostadoras, microondas, máquinas de café, picadoras, batidoras… tenemos tantas cosas en la cocina que acabamos teniendo que pelar y cortar patatas en un rincón. Despeja tu cocina, guarda todo lo que no uses a diario y trabajarás mucho más a gusto.

6. Ten una (buena) sartén solo para las tortillas de patata

Salvo que te gusten que se peguen o directamente no prepares nunca tortillas, este es mi consejo: una buena sartén única y exclusivamente para la tortilla de patata. Incluso me atrevería a decir que no la friegues, y simplemente la limpies con un poco de papel de cocina. Mano de santo.

7. Aliña tus ensaladas en orden

En el caso del aliño, el orden de los factores sí altera el producto. Primero la sal, luego el vinagre y finalmente el aceite. Si empezamos por el aceite, este creará una película alrededor de la lechuga e impedirá que la sal y el vinagre hagan bien su función.

8. Al hacer pasta, espera a echar la sal hasta que el agua empiece a hervir

El agua con sal tiene un mayor punto de ebullición y un mayor calor específico, por lo que tardará más y gastará más energía para calentarla que si la añadimos cuando rompa a hervir.

9. Guarda caldo de pollo y pescado en cubiteras

Estas pequeñas dosis son perfectas para darle un golpe de sabor a todo tipo de salsas y cremas sin tener que preparar un caldo ex profeso.

10. No te olvides poner la tapa de las ollas

Verás lo rápido que hierve el agua en comparación con no taparla (y lo que ahorras en electricidad o gas).

11. Apaga el horno antes de que termine la cocción

Y aprovecha el calor residual para acabar de cocinar los alimentos, que es tontería dejar un horno caliente vacío.

12. Deja que se templen los alimentos antes de guardarlos en la nevera

Meter cosas calientes en la nevera o el congelador puede hacer que suba mucho más de lo esperado la temperatura, llegando a poder descongelar los alimentos cercanos.

13. Un peso de cocina, indispensable

Especialmente para postres, pero un peso de cocina también es muy práctico para todo tipo de preparaciones, como pastas o arroces. Medir en peso es mucho más preciso que en volumen.

14. Nunca se tienen suficientes especias…

Aunque hay que andarse con ojo porque con el tiempo pierden sabor, un buen abanico de especias en casa nos ayudarán a dar un toque especial a cualquier plato, incluso a unas lentejas.

15. Al hacer arroz blanco, siempre que sobre

El arroz blanco se puede guardar en la nevera varios días y utilizarse para darle vida a ensaladas, verduras al wok, acompañar carnes y pescados…

16. Ten siempre papel de hornear

Para el horno, es mejor que el papel de aluminio en muchos casos, tanto para postres como para recetas saladas. Es muchísimo más resistente (no se rompe ni desgarra) y no se pega nunca, perfecto para carnes, pescados y verduras.

17. Planta tu pequeño huerto urbano con hierbas aromáticas

Hierbabuena, albahaca, romero, perejil, cebollino… unas cuantas macetas en una ventana soleada forman un huerto urbano que te garantiza un suministro constante de deliciosas hierbas aromáticas que darán vida a todos tus platos.

18. No te olvides poner la tapa de las ollas

Verás lo rápido que hierve el agua en comparación con no taparla (y lo que ahorras en electricidad o gas).

19. Cambia las bayetas y estropajos con asiduidad

Aunque las limpies bien, son un nido de vida microscópica, así que si quieres una cocina limpia, usa bayetas limpias.

20. Que no falte la luz en tu cocina

La oscuridad y la luz de las velas para los románticos, en la cocina es importante ver lo que estamos haciendo. A menudo no basta con la luz en el techo, así que es buena idea añadir tiras de leds bajo los armarios para añadir luz y no hacernos sombra con el cuerpo.