¿Qué es el yoga facial?4 min

Ya sabes que el ejercicio físico te hace lucir y sentirte mejor. Pero, ¿podría extender los entrenamientos a su cara tener efectos similares?

Es posible. Ésa es la idea que subyace al yoga facial, una tendencia en alza que pretende conseguir efectos de estiramiento de la piel sin necesidad de cirugía, agujas o incluso productos caros para el cuidado de la piel. Mientras que muchas personas han dejado de lado sus tratamientos faciales y procedimientos habituales para quedarse en casa y minimizar el riesgo de contraer COVID-19, algunas han recurrido al yoga facial como método de bricolaje para conseguir una piel más joven.

¿Qué es el yoga facial?

¿Qué es el yoga facial?

Lo primero es lo primero: El yoga facial no implica las habituales posturas de shavasana o del perro mirando hacia abajo que conoces de tu práctica de yoga. “Yoga” es sólo una forma de decir ejercicios faciales que mueven los músculos de la cara en ciertas posiciones – algo así como el yoga para su cuerpo. La idea es que la realización de estos ejercicios mantendrá el rostro tonificado y joven, levantando las zonas que están flácidas y caídas, y recortando los años de su rostro.

“El objetivo es crear un momento de autocuidado en el que se mejore la circulación sanguínea para conseguir un brillo saludable y se reduzca el estrés y la tensión en la cara.

La mayoría de las personas mantienen la tensión en sus rostros, ya sea por las expresiones faciales o por pasar demasiado tiempo frente a una pantalla. Todas estas actividades diarias provocan patrones en la forma en que usamos nuestra cara y los músculos específicos que reclutamos, por eso queremos centrarnos más en liberar y suavizar nuestras caras para soltar estos patrones y cualquier tensión facial retenida”.

Beneficios del yoga facial

Se dice que el yoga facial ayuda a contrarrestar estos efectos:

  • Liberar la tensión, lo que puede minimizar la aparición de las líneas de tensión
  • Fortalecer y tonificar los músculos faciales para, en última instancia, ensanchar los ojos, elevar las mejillas y reafirmar la línea de la mandíbula
  • Aumentar la circulación y el flujo sanguíneo en la piel, lo que hace que la piel brille
  • Suavizar las líneas de expresión y las arrugas
  • Contrarrestar los efectos de la gravedad
  • Reducir el aspecto de las cicatrices

El objetivo del yoga facial es aumentar el suministro de sangre y oxígeno a la piel, lo que mejora la vida de la célula. Esto conduce a una piel brillante y rejuvenecida.

Se pueden reducir los signos visibles del envejecimiento tonificando los músculos mediante un entrenamiento específico de ejercicios faciales.

Algunos Ejercicios

Labios firmes

Con la cabeza inclinada ligeramente hacia atrás, haz el gesto de dar un beso. Después relaja el rostro mientras coges aire profundamente. Tras exhalar, imaginas que estas soplando una vela y empuja los labios levemente hacia afuera.

Este ejercicio es perfecto para reafirmar los labios y devolver la firmeza de la línea de la mandibula.

El levantador de mejillas

Abra la boca y forme una O. Coloque el labio superior sobre los dientes y sonría para levantar los músculos de las mejillas. Coloque los dedos índices ligeramente sobre los músculos de las mejillas, justo debajo de los ojos. Suelte los músculos de las mejillas para bajarlos. A continuación, vuelva a sonreír, pensando en empujar los músculos hacia arriba, hacia los ojos. Repita bajando y levantando las mejillas 10 veces. A la décima vez, suba los músculos todo lo que pueda y manténgalos durante 20 segundos. Repítelo tres veces.

Escultura de mejillas

Sonríe sin mostrar los dientes y despliega los labios como si intentaras mostrar la mayor cantidad de labios posible. Intenta sonreír con las comisuras de la boca de forma que sientas un ligero ardor en las comisuras de la boca. Presiona los dedos índices en las comisuras de la boca y desliza los dedos hacia los pómulos mientras presionas el músculo. Sube el músculo hasta los pómulos, hacia las comisuras de los ojos. Cuando llegues a la parte superior de los pómulos, mantén la posición durante 20 segundos y siente cómo se tensan los músculos de las mejillas. Siga sonriendo con las comisuras de los labios mientras lo hace. Repítelo tres veces.

El levantador de cejas

Presione con tres dedos bajo cada una de sus cejas para forzar los ojos a abrirse. Sonríe mientras intentas bajar las cejas contra los dedos. Aguanta. A continuación, cierra los ojos y gira los globos oculares hacia la parte superior de la cabeza. Aguanta 20 segundos y sigue sonriendo. Suelta y repite tres veces.