10 claves antiestres2 min

Una ducha reconfortante, un masaje casero, estirar antes de dormir … Son pequeños gestos con los que podrás alcanzar el ansiado estado zen.

Vivimos pendientes del reloj, vamos corriendo de un lado para otro. ¿Cómo acabar con el estres acumu­lado? Con unos rituales beauty y algún hábito saludable.

1 Aromaterapia en el baño

Para empezar bien el dia que el subidón que da una ducha con un gel aromático de textura cremosa. ¡Disfrútalo!

2 El poder de una infusión

Toma en ayunas una tisana con jengibre y zumo de limón. Es un excelente estimulante.

3 Despierta los sentidos

Hay fragancias con cítricos (pomelo, limón, mandarina,…) que mejoran el estado de animo y te llenan de dinamismo.

4 Haz una parada

¡Que agobio! ¡Cuánto trabajo! Concédete unos minutos y empléalos en respirar, mientras proyectas en tu mente imágenes que te tranquilicen.

5 Vitaminate sin sumar calorias

Si te aburre la fruta una opción sana es tomar un tentempie de moda, un smoothie. Una receta antioxidante: tritura una taza de frutos rojos con leche de almendras, una cucharada de cacao puro y miel.

6 Descansa los ojos

Dolor de cabeza, vista cansada, lagrimeo, … Refresca la mirada con un antifaz de gel frio. Desinflama y calma.

7 Mima tus pies

Los sometemos a largas caminatas, los hacemos sufrir sobre unos tacones de vértigo. Los pies necesitan un protocolo a medida : exfolia, sumerge en agua tibia con sales de baño e hidrata.

8 Momento automasaje

¿No tienes tiempo para ir al salón de belleza y darte un masaje? Alíate con los aparatos de automasaje, que alivian todo tipo de dolencias musculares.

9 Relaja el cuero cabelludo

Si al final de una larga jornada de trabajo de notas fatigado y con la cabeza embotada, date un masaje capilar. Empieza en la nunca, haciendo suaves presiones con las yemas de los dedos, y sube hacia la frente con movimientos circulares.

10 Dulces sueños

Hz estiramientos antes de irte a la cama; mejora la lubricación de articulaciones y músculos y previene la aparición de contracturas. Vaporiza la almohada con una bruma.